Desarrollo

rincón de la futura mamá rincón del futuro bebé rincón de la nueva familia

Arriba »

Tabla de crecimiento

NIÑOS
NIÑAS
Edad Peso (grs) Altura (cm) Edad Peso (grs) Altura (cm)
1 mes 4.250 55 1 mes 4.050 54
2 meses 5.000 57 2 meses 4.800 55
3 meses 5.750 61 3 meses 5.500 60
4 meses 6.350 62 4 meses 6.100 61
5 meses 6.950 63 5 meses 6.700 62
6 meses 7.550 64 6 meses 7.300 63
7 meses 8.000 66 7 meses 7.750 65
8 meses 8.450 68 8 meses 8.200 67
9 meses 8.900 69 9 meses 8.650 68
10 meses 9.350 71 10 meses 9.100 70
11 meses 9.650 73 11 meses 9.400 72
1 año 9.800 75 1 año 9.600 72
1 1/2 año 10,97 80,66 1 1/2 año 10,42 79,37
2 años 11,92 85,14 2 años 11,56 84,11
3 años 13,95  93,58 3 años 13,35 91,94
4 años 16,07 100,13 4 años 15,58 99,14
5 años 18,03 106,40 5 años 17,48 105,95
6 años 19,91 112,77 6 años 19,64 112,22
7 años  22,00 118,50 7 años 21,20  117,27
8 años 23,56 122,86 8 años  23,53 122,62
9 años 26,40 128,50  9 años  25,72 127,55
10 años  28,73 132,94 10 años  28,35 132,60

ASPECTOS FÍSICOS
Peso y médidas físicas
MEDIDAS El peso y las medidas de los bebés dicen mucho de su desarrollo físico. El peso y las medidas deben ser controlados por el pediatra. Esta es una tabla orientativa sobre el peso y las medidas ideales que deberás tener en cuenta a la hora de pesar y medir a tu hijo. Cada país tiene una tabla de referencia. La que ofrecemos es de España. La estatura de los niños de esta tabla es orientativa. Los niños medirán, pesarán y crecerán más o menos según la edad. Pero hay que tener claro que se tratan de medidas de una «media» y que en el desarrollo de los niños influirán los datos de herencia de los padres, hasta alguna enfermedad, etc. El médico o pediatra que trate habitualmente al niño le dirá si el desarrollo es normal o no. Las tablas de desarrollo pueden ayudar a los proveedores, doctores, y a la gente que trabaja con niños. Nos dan una idea de qué es lo que deberíamos esperar y en qué momento. Pero una vez más, es importante recordar que cada niño es un individuo y progresará a su propio ritmo. Observar como se desarrollan los niños durante el juego. Observar su desarrollo físico, altura, peso y edad. Algunos interactúan contigo, otros con otras personas, y a otros solo les interesa el juego en sí y no se relacionan con nadie. Cada niño tiene un nivel de energía. Algunos niños no paran nunca, mientras que otros son felices sentados leyendo un libro. Los niños aprenden explorando y experimentando. Les gusta hacer la misma cosa una y otra vez. A los niños le va la rutina, cada día juegan a lo mismo, dibujan lo mismo o pintan el mismo motivo. El peso y las medidas de los bebés dicen mucho de su desarrollo físico. El peso y las medidas deben ser controlados por el pediatra. Esta es una tabla orientativa sobre el peso y las medidas ideales que deberás tener en cuenta a la hora de pesar y medir a tu hijo. Cada país tiene una tabla de referencia. La que ofrecemos es de España. La estatura de los niños de esta tabla es orientativa. Los niños medirán, pesarán y crecerán más o menos según la edad. Pero hay que tener claro que se tratan de medidas de una «media» y que en el desarrollo de los niños influirán los datos de herencia de los padres, hasta alguna enfermedad, etc.

Es importante que los padres vean y reconozcan las preferencias del niño para ayudarle a una mejor evolución de su inteligencia y capacidades motrices. El médico o pediatra que trate habitualmente al niño le dirá si el desarrollo es normal o no. Las tablas de desarrollo pueden ayudar a los proveedores, doctores, y a la gente que trabaja con niños. Nos dan una idea de qué es lo que deberíamos esperar y en qué momento. Pero una vez más, es importante recordar que cada niño es un individuo y progresará a su propio ritmo.


DESARROLLO
Capacidades mediante los sentidos
CAPACIDAD mental, del lenguaje y de los sentidos Para que la capacidad auditiva y de visión se desarrolle en un niño, como así el lenguaje; es esencial una correcta audición. Algunos puntos de referencia para saber si la audición del niño es normal son: si el niño responde a voces o sonidos y se gira en dirección a esas voces o sonidos. Las primeras semanas de vida son muy complejas para un bebé, pero a partir del mes de vida, los padres debéis observar más atentamente su comportamiento y cerciorarse de su capacidad auditiva y de visión.
DESARROLLO FÍSICO Hay que tener en cuenta algunos principios generales en el desarrollo físico del niño y sobre todo de los bebés. Las fases que son invariables son por ejemplo que un niño no puede andar hasta que no aprenda a ponerse de pie, no puede masticar hasta que no le salgan los dientes, etc. En los bebés se nota claramente como aprende una cosa como por ejemplo mover las piernas y se pone a mover las piernas todo el rato que está despierto, cuando aprende a incorporarse para sentarse quiere estar sentado todo el tiempo, lo mismo cuando aprende a gatear y así en todos los movimientos y aspectos físicos que va desarrollando. El desarrollo se nota en por ejemplo en lo siguiente: hoy el niño gatea, mañana camina, dentro de un par de meses corre... La fase física de la salida de los dientes es muy importante porque comienza una etapa de alimentos sólidos y de aprender a hablar correctamente.

DESARROLLO INTELECTUAL
En el primer año de vida del bebé su cerebro duplica su peso debido a las conexiones que se establecen entre las células cerebrales, las conexiones cerebrales comienzan su formación a partir del pensamiento, es decir que un bebé o un niño pequeño empieza a formar sus células cerebrales a partir de que "piense en algo". Para que el bebé o el niño piense en cosas, debe tener buenos estímulos con el mundo que lo rodea: debe ver cosas, escuchar sonidos, sentir olores, gustar y apreciar el tacto de las cosas, este desarrollo se debe promover desde que nace. Par que el bebé se relacione con su entorno debe desarrollar su intelecto, utilizar los sentidos y su cuerpo, debe formar conexiones mentales y recordar algunas cosas, por ejemplo un juguete preferido. Las habilidades mentales irán aumentando a medida que se le estimule y a medida que crezca entre el primer y tercer año de vida, la enseñanza que reciba será crucial para su desarrollo intelectual. Los impulsos de crecimiento que los niños desarrollan en los tres primeros años de su vida son gigantes y más si sus padres ayudan en el desarrollo.

SOCIABILIDAD Los niños, aun desde bebés son muy sociables por imitación y la voz humana es su guía desde que nacen. La habilidad social de un niño será muy importante para su desarrollo y los logros a lo largo de la vida dependerán en gran parte de su sociabilidad. Desde ya que un niño de carácter decidido e independiente responderá distinto socialmente a un niño tímido e introvertido, pero en los padres está desarrollar un carácter fuerte y sociablemente capaz en el niño, para que mantenga un contacto social y facultad de comunicación tanto en casa como fuera de ella: por ejemplo el colegio, el parque, casas de los familiares, un restaurante, una tienda, etc.

CONTROLES FÍSICOS Un importante cambio físico es el control de la cabeza. El bebé desde los primeros días de vida intenta desarrollar un fuerte control sobre su cuello y la cabeza. Como su cabeza es muy grande en proporción a su cuerpo, siente la necesidad de controlarla y vosotros los padres podréis observar que intenta dominar con movimientos torpes pero decididos, pero una vez que puede levantarla cuando está recostado y en un impulso levanta la cabeza y mueve su cuerpo hacia adelante, ya ha comenzado a reforzar sus músculos y pronto se dará cuenta de las habilidades locomotoras que puede hacer son muchas. El esfuerzo que hace es el que fortalece sus músculos por eso es bueno que los padres no os pongáis nerviosos porque el bebé intente una y otra vez levantar la cabeza, es importante que su columna vertebral se refuerce y eso lo logrará mediante esos impulsos a veces frustrados y aveces logrados que por sí mismo debe hacer. es la primera etapa hacia la fase del aprendizaje de sentarse, gatear y andar.

ETAPAS DE DESARROLLO
El recién nacido Flexiona las extremidades hacia el cuerpo.
Un mes de vida Podrá levantar la cabeza por unos segundos. Con sus meneos y pataditas al aire fortalece las rodillas y caderas.
Dos meses de vida Sostiene la cabeza por minutos o largos ratos hasta que se cansa. Tumbado boca abajo alza la cabeza unos 45º .
Tres meses de vida Ya sostiene el peso de sus hombros y cabeza con los brazos extendidos. Le encanta estar sentado.
Cuatro meses de vida
Su único deseo es estar sentado y toda su atención se fija en movimiento para sentarse o tumbarse cuando está cansado.
Cinco meses de vida Tiene pleno control sobre su cabeza, sea boca abajo o sentado, incluso si se balancea.
Seis meses de vida Ya puede soportar el peso de sus extremidades sobre sus brazos. Usará las manos como apoyo para sentarse y las extenderá hacia sus padres para que lo levanten. Se sabe balancear y levanta y baja su culito con las manos apoyadas en el suelo.

ESTIMULACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS Los músculos de la espalda y los hombros deben tomar fuerza para que el bebé pueda dominar los movimientos que le apetece realizar, ya sea para desplazarse o para jugar. Aprender a sentarse y mantenerse rígido y con la espalda erecta será uno de sus logros más felices. A los bebés les encanta estar sentados porque pueden jugar y buscar uno y otro elemento que les apetezca, lo pueden ver y se pueden desplazar hacia él o al menos intentarlo. Ver lo que sucede a su alrededor capta su interés y estas cosas son las que desarrollan y estimulan sus aptitudes físicas, motoras, auditivas e intelectuales. Música, colores, cosas que se mueven refuerzan su desarrollo.
Los niños como los adultos tienen y desarrollan su personalidad propia, la cual reviste tres componentes principales:
Sociabilidad El niño buscará y disfrutará con el contacto de los que le rodean.
Actividades Mediante el progreso y expresiones corporales, como el movimiento o la energía que gasta jugando.
Emociones Sus estados de humor o frustración. Si ríe porque disfruta o si llora porque no logra lo que quiere.
Entre el mes siete y ocho empezará a intentar ponerse de pie y sostenerse sobre sí mismo y andar agarrado de sillas, mesas, paredes, etc. A partir del mes nueve es posible que ya de sus primeros pasos sin afirmarse sobre cosas, pero en términos generales los niños empiezan a caminar normalmente a partir de los once meses o un año de vida o inclusive más tarde. Estas son generalidades y los padres no debéis afligiros porque vuestro hijo tarda un poco más en desarrollar ciertas habilidades. Pero es importante que estéis atento a los comportamientos del niño en el aprendizaje y desarrollo de la habilidades físicas y locomotoras sobre todo del primer año, si notáis anormalidades o que el esfuerzo del niño no se ve recompensado con nuevos aprendizajes debéis acudir al pediatra o médico de cabecera para ver si tiene problemas físicos de cualquier tipo que le impiden un desarrollo normal y eficaz. Un examen a tiempo puede ser esencial.

LOCOMOCIÓN
Fases de la locomoción
LOCOMOCIÓN Es gatear, caminar, correr, saltar, brincar, levantarse, etc, son imposibles realizarlos sin adquirir el control de la cabeza. Todo empieza controlando la posición de la cabeza. Al principio los movimientos son aleatorios como vemos en los bebés: primero mueve los brazos, después las piernas, la cabeza, las manos y los pies. A medida que crece los movimientos se refinan, se estilizan, se concentran en actos específicos y el desarrollo se manifiesta en dominar lo que se propone. A los papás no emociona que el bebé aprenda a gatear pero también sabemos que gatear es una forma torpe de moverse y que será perfecto cuando aprenda a caminar. El desarrollo es eso el perfeccionamiento de todos los aspectos del desarrollo: equilibrio, coordinación, seguridad en si mismo, lanzarse al espacio...
A partir de los 8 meses El bebé se mueve hacia las cosas que le interesan y se impulsa hacia ello con vehemencia y deseo, se extenderá para llegar al objeto deseado, poco a poco se sentará por ratos más prolongados, es hábil inclinándose hacia adelante y hacia atrás o hacia los lados, también es hábil balaceándose, girando o sentándose y parándose una y otra vez.
A partir de los 10 meses
Es probable que domine el andar y el gatear. Tiene la fuerza suficiente para incorporarse y andar sobre los pies, aunque apoyado sobre algo o ayudado por sus padres. A demás puede levantarse y sentarse solo a intervalos, en general de diez minutos. Los brazos sostienen su peso y ya tiene bastante agilidad, es más verá que mientras esté despierto no parará.
A partir de los 12 meses
Su impulso por andar está cada vez más cerca de lograrlo, el niño gatea y apoyándose ya se desplaza con más regularidad y seguridad que los meses anteriores, buscará con más ahínco estar erecto y dar pasos, ya sea apoyándose o sin apoyarse. Lo que le agrada es la autonomía de poder desplazarse y llegar con mayor facilidad a las cosas que desea.
A partir de los 14 meses Si aún no camina, es seguro que se mantiene en pie y estable por un buen rato. En general los niños empiezan a caminar después de los 12 meses y solo un pequeño porcentaje lo hace antes, influye mucho que los padres o encargados del niño lo estimulen convenientemente. Los padres debéis controlar que entre los 12 y 20 meses el niño camine con regularidad, sino es así hay que acudir al pediatra o médico que atiende al niño para que lo examine por si hay problemas de locomoción (luego veremos este tema) o simplemente tiene miedo de soltarse.
A partir de los 16 meses No tardará en reafirmar sus pasos, aunque no camine dando paso tras paso, lo hará dando pasos altos e inestables, buscará afirmarse y si no encuentra apoyo se tirará al suelo, gateara un rato y lo intentará de nuevo, su interés por lo que le rodea se incrementa con la posibilidad de llegar a ello y cogerlo para investigar, así que es un etapa de tener mucho cuidado con los enchufes, los objetos de cristal o lo que pueda llevarse a la boca, etc. En esta etapa puede caminar fluidamente y con seguridad.
A partir de los 18 meses No solo es probable que camine y muy bien, sino que ya de el impulso de querer corretear, aunque se caerá, porque si bien tiene equilibrio cuando está erecto no controla el equilibrio cuando quiere correr, lo hará en un par de meses. A demás en esta etapa ya se anima a subir escalones gateando, difícilmente lo intentará de pie, aun le falta equilibrio para elevarse de forma erecta por eso lo intenta a gatas.

ESTIMULAR LAS HABILIDADES
Como hemos dicho ya, las primeras intenciones del niño para caminar es asiéndose fuertemente a las cosas como muebles, paredes u otros objetos. Pero a partir del año sus habilidades se concentran en ser autónomo y los padres deben estimular esas habilidades para que el niño aprenda con seguridad y los padres son testigos del crecimiento del niño. Es importante que en la casa se haga un mínimo de lugar para que el niño se mueva sin que los padres estén preocupados de si se tropieza con sillas, mesas u otros objetos y elementos que pueden haber de por medio. No hay que presionar a los niños cuando van dominando las complicadas técnicas de equilibrio y coordinación, ya que lo que nos parece super fácil a nosotros es un abismo de aprendizaje para el niño. Los padres deben estimular, nunca presionar. Aunque no lo parezca el niño aún sigue controlando la cabeza junto con los movimientos que hace su cuerpo, a la vez que intenta controlar sus temblorosas piernas y pies y busca de conseguir el ansiado equilibrio total de su cuerpo. Una de las habilidades que más necesita estimular en el niño a partir de los 10-11-12 meses es el aprender a caminar, llevándolo de las manos, después con una sola mano, poco a poco soltándolo por breves segundos hasta que se sienta animado y seguro, puede alejarse un poco y llamarlo por su nombre o poner cerca de Ud. juguetes y alguna galleta que le agrada y se sienta animado por el deseo de cogerlos, elementos con colores brillantes también surgen efecto a la hora de despertar el interés de los niños en esta etapa. También se mejoran las habilidades con otros trucos como poner un juguete sobre una mesilla o sillas a la que el niño no llega fácilmente pero si hace un esfuerzo y levanta los brazos pueda cogerlos, los retos les agradan a los niños porque necesitan por naturaleza conseguir logros y seguridad.

HABILIDADES Y JUEGOS AVENTUREROS A partir de los 18 meses el niño orgullo de sus logros emprende otros tipos de retos como saltar, correr, subir y bajar escaleras, trepar por obstáculos, montar en triciclo, etc. De los dos a tres años perfecciona las habilidades mencionadas y será más duro para los padres que para el niño, ya que no parará de correr, saltar, brincar, subirse a sillas, una mesa, etc, es una etapa en la que vigilar mucho más porque su autonomía para moverse es muy ágil y rápida, tienen un exceso de energía que necesitan liberar y no pararán mientras no se sientan realmente agotados, con hambre o sueño. Etapa en la que perfeccione el habla aunque no será hasta pasados los tres años cuando realmente se entenderá todo lo que dice. Poder hablar durante el desarrollo y perfeccionamiento de la locomoción es muy bueno para el niño porque se hace entender y escuchar a demás de que puede conseguir más fácilmente lo que desea o necesita. La locomoción le proporcionará otra ventaja al niño incluso a los padres, y es la de que el niño podrá llegar a su orinal con mayor independencia, entre los dos y tres años los padres deben procurar quitar el pañal al niño y hacer que por sí mismo busque el orinal y haga sus necesidades. Habrán dos, tres o cuatro semanas ajetreadas para los padres pero en poco tiempo los pañales serán un trabajo menos. Empezamos un periodo de mucho movimiento. Comenzamos la etapa a partir de los 8 meses, etapa en la que el bebé va equilibrando su cuerpo, refinando sus movimientos y sus habilidades comienzan a ser bastante diestras, puede que gatee o esté en ello, se levantará varias veces solo con sus propios impulsos, puede que camine apoyado a algo y en poco comenzará a andar, aunque es a partir del año que esa habilidad se hará más efectiva. Cada niño tiene su ritmo y uno caminará a los 10 meses y otro a los 14 o 18 meses. Los padres tienen tendencia a comparar, pero comparar no es importante. Las comparaciones llevan a muchos niños luego adolescentes o adultos a fracasar, no es buen método, cada uno debe llegar a la plenitud de sus aptitudes y desarrollo mental y físico por sus propios méritos, esfuerzos y valía. Como reza el dicho "las comparaciones son odiosas". Lo importante es adquirir la habilidad correspondiente, es decir: caminar cuando llega el tiempo de caminar (es igual a los 11 o a los 14 meses) o hablar cuando está desarrollando las cuerdas vocales, primero dirá palabras sueltas más tarde completará frases...

LOS JUGUETES Y EL JUEGO Desde los diez u once meses ya puede comprar al niño juguetes con ruedas para poder aprender a caminar, que pueda llevar con facilidad y que tengan alguna utilidad como por ejemplo un carrito con una cajón para llevar juguetes, cochecitos de muñecas, andadores, etc. Desde el nacimiento hasta la edad de cinco años hay varias etapas, las cuales cada una tiene una compleja y gran dificultad locomotora para el niño, en cada etapa el niño adquiere equilibrio y coordinación y etapa a etapa el niño perfeccionará sus habilidades mediante movimientos, juegos y ejercicios que realizará con gran esmero y destreza. Si un padre cree que su hijo se retrasa demasiado en el aprendizaje de las etapas o no tiene interés en actividades de juego, por ejemplo, puede que sea importante que consulte a su pediatra para analizar la situación, a veces s e trata solo de falta de incentivación.

CONSIDERACIONES GENERALES Los datos que se mencionan en las fases y etapas de desarrollo del niño son estimativos y se consideren en términos generales. Hay niños más precoces a la hora de caminar, pero se retrasan a la hora de hablar, hay otros que tardan en caminar y hablar pero adquieren desarrollos rápidos en la niñez, hay niños que son precoces siempre, etc... Sea cual sea el avance del desarrollo hay que tener en cuenta condiciones y aptitudes personales del niño como por ejemplo lo que se recibe en cuestión genética u otros valores. Los padres no deben acomplejarse por un mes arriba o un mes abajo en que el niño tarda en caminar, hablar o adquirir alguna habilidad, lo realmente importante es que los niños adquieran esas habilidades, que den seguridad al niño y le proporcionen todos los medios para que las desarrollen. Es importante que el niño adquiera fuerza en los brazos, en las piernas, las caderas, el cuello, coja equilibrio, se valga por si mismo, tome autonomía y se mueva con soltura. Los padres deben estimular cada día al niño para que cada fase la resuelva con mayor soltura y seguridad. los padres no deben presionar al niño, deben ayudarle cotidianamente a perfeccionar el desarrollo de sus habilidades.

OTROS ASPECTOS La locomoción entre el año y medio y tres años de edad es de un desarrollo muy rápido y con un esfuerzo menor al de los primeros meses, por supuesto, ya que el niño ha adquirido las habilidades necesarias y el desarrollo de las siguientes es más un juego que un esfuerzo, aunque el esfuerzo en realidad siempre formará parte de la vida y estas etapas no son excepción. A partir de los cuatro años es un buen momento para introducir al niño en el deporte, la música, la pintura, los libros, juegos didácticos de desarrollo físico o idiomas. Ampliar la curiosidad del niño es uno de los mejores modos de completar el desarrollo físico y a demás podrá descubrir su verdadero espíritu aventurero y hasta quién sabe su vocación profesional. Niños y niñas se desarrollan a diferentes escalas, a las niñas les cuesta menos en estas edades estimular sus curiosidades y acciones porque son más extrovertidas, bailar y hacer monadas es muy natural en las niñas y no tanto en los niños aunque hay excepciones. Las niñas son algo más flexibles, imaginativas y sociables en los juegos normales como por ejemplo jugar a las escondidas. Por su parte los niños son más arriesgados y aventureros y tiene habilidades más precisas que las niñas como por ejemplo encajar un objeto sobre otro en juegos de construcción y son algo más habilidosos en los juegos de parque. Niños y niñas tiene gran imaginación en la niñez y el perfeccionamiento locomotor es esencial para su desarrollo físico. Los padres deben incentivar las habilidades del niño y dejar volar la imaginación en sus juegos. Entre los cuatro y cinco años el niño tiene otros retos que superar y otros historias por descubrir, encuentran jobis, es la edad en la que empiezan a compartir realmente cosas con los amigos, les gusta moverse con ritmo al son de alguna música, hacen piruetas, saltan o brincan con un solo pie, un tobogán, un columpio, un balancín en general no supone ya un problema, ahora importa la competencia, quién es más ligero, quién corre más rápido, quién hace el laberinto de sogas mejor en el parque, el aprendizaje locomotriz ahora se centra en los obstáculos como los mencionados a demás de aprender a andar en patines, subirse a unos zancos o aprender a andar en bicicleta de dos ruedas, es lo que se llama juego aventurero, es decir que es la etapa en la que el niño se exige al límite sus posibilidades y potencial físico. A la edad de tres y cuatro años el niño tiene un sentido muy claro de si mismo aunque a los padres les parezca que no, el niño por si mismo ha descubierto los límites de lo que es seguro y de lo que es factible. Una anotación importante es pedir a los padres que no sean demasiados protectores, hay que dejar libertad al niño en sus movimientos, ya que demasiada protección proporciona miedo e inseguridad al niño que solo es capaz de hacer algo si lo están apoyando para no hacerse daño. Tiene que quedar claro que hablamos de términos en su justo medio, nunca hay que poner en peligro la vida de un niño porque queramos que sea más fuerte o valiente y muchos menos hacerlo por competencia de otros niños. Si hablamos de una escala de protección del uno al tres el término medio será dos, es decir proteger pero dando espacio de libertad al niño. El niño no puede estar en una burbuja de cristal pero tampoco puede hacer lo todo lo que el niño quiera. Cada niño habrá desarrollado sus capacidades locomotoras de un modo diferente, algunos niños niños serán más confiados que otros, unos serán más seguros, otros subirán y bajarán escaleras con mucha soltura, a otros se les dará de maravilla nadar y a otros correr, unos mostrarán regateos impresionantes con un balón de futbol y otros preferirán trepar un árbol. Todas estas habilidades y las de los primeros meses de vida del niño son verdaderas habilidades locomotoras que el niño habrá adquirido y poco a poco perfeccionará.

PSICOMOTRICIDAD
Desarrollo mediante el gusto y el tacto
PSICOMOTRICIDAD En los bebés los primeros órganos que usan son la boca y el tacto. Perfeccionará sus habilidades cuando aprenda a coger las cosas y después usando individualmente los dedos índice y pulgar. También aprenderá a soltar los objetos que en un principio coge fuertemente y no quiere soltar. Desde que el bebé nace y desde el primer día el bebé adquiere naturalmente el reflejo de prehensión, es decir de agarrar o coger todo lo que se le ponga en la mano, desde nuestro dedo a un pequeño juguete u objeto, objetos que coge con fuerza y no los suelta, se prende a ellos y con tanta fuerza que puede sostener su propio peso. Si los padres observan, el niño hasta puede levantarse mientras se sujeta fuertemente del dedo. El reflejo de prehensión se pierde y el niño adopta otra aptitud natural que es la de seleccionar objetos, observarlos, chuparlos o mantenerlos agarrados en las manos. Veamos una breve reseña de los pasos del bebe en la psicomotricidad en los seis primeros meses:
Recién nacido Desde el primer día de vida el bebé tiene la habilidad de coger objetos y mantenerlos cogidos en sus manos. Se trata de un reflejo muy fuerte con el nacemos los seres humanos. El bebé puede sostener su propio peso sobre el objeto que ha prehendido, por ejemplo un dedo.
De los dos a los cuatro meses A partir de los dos meses el reflejo de prehensión va desapareciendo y a partir de este momento el bebé tendrá las manos mas abiertas empezando a seleccionar lo que prefiere o no agarrar.
Entre los cinco y seis meses El bebé es tan despierto y ávido que coge y suelta los objetos según su interés. Son unos meses muy graciosos ya que le niño cuando está tumbado tiene un deseo irresistible de cogerse los pies y llevarlos a la boca para chuparlos. Poco a poco sostiene el biberón o una taza con leche o agua que se le ofrezca para beber y cuanto este al alcance de sus manos lo cogerá. En este periodo es bueno que los padres dejen que el niño aprenda a alimentarse por si mismo.

FESTEJAR SUS PROGRESOS Y MONERIAS Estimular las habilidades del bebé significa apreciar, festejar y animar sus avances de inteligencia e independencia.
De cero a seis semanas El bebé ignora su reflejo de prehensión solo responde a a una voluntad innata que nace dentro de sí de cogerse a objetos o mantenerlos agarrados.
A las seis semanas hasta los dos meses El bebé observa sus manos, se hace consciente de ellas y tiende a mantenerlas abiertas. Al bebé le gusta que sus padres toquen sus manos, las acaricien, froten o masajeen. Es un buen estímulo despertar el interés del bebé utilizando distintas texturas con telas suaves, o un peluche, o materiales ásperos, peludos o bastos.
A los dos meses El bebe abre y cierra las manos con mucha agilidad. No renuncie a estimular el tacto en las manos principalmente con materiales de distintas texturas.
A los tres meses El bebé se extiende para coger el objeto de su interés, aunque no es muy preciso ya que su cuerpo aún en formación de equilibrio no le deja llegar con soltura. Si no puede llegar a ellas, es bueno que los padres se la acerquen de modo que se sienta atraído por los objetos para agarrarlos. es el momento de probar con objetos de colores, con ruido, con luces, etc. Se sentirá fascinado y el estímulo de psicomotriz de manos, brazos y piernas será constante y crecerá día a día.
A los cuatro meses Es a partir de aquí cuando brazos y piernas se irán controlando a la vez. Si al alrededor del niño hay objetos diversos, con diversos colores, tamaños y formas el bebé intentará cogerlos todos, es una buena forma de que todo su cuerpo se desarrolle y estimule psicomotrizmente.
A los cinco meses Todo cuanto tenga cerca será parte de su recreación, agarrar y soltar juguetes para coger otros, romper y arrugar una hoja de revista, o lanzar todo lo que llegue a sus manos. Una de las cosas que ya puede hacer el bebé desde esta edad es agarrar el biberón por sí mismo o una taza con leche o agua. Motive y estimule este aprendizaje porque es sumamente importante.
A los seis meses Se perfeccionan los movimientos y las coordinación de piernas, brazos y manos. En este período manejará mejor las dos manos tomando objetos por separados, un objeto en cada mano y lanzará el que no le interese y cogerá otro que le llame la atención, usando las manos por separado.
De los siete a los nueve meses El bebé ya tiene mejoradas sus habilidades en coger juguetes con los dedos índice y pulgar, es más señala con el dedo índice el juguete u objeto que desea tener. A demás le entusiasma la idea de coger la cuchara y comer por si mismo aunque no acierte a embocar en la boca, de todos será muy divertido para los padres y mucho más por el niño.
Entre los diez y dieciocho meses Busca objetos más relevantes que simples sonajeros, pelotas o cubos, quiere cosas nuevas como por ejemplo hojear revistas o rayonear hojas en blancos o de las mismas revistas. Puede que ya pueda comer por si solo sin tirar prácticamente comida o beber un vaso de agua sin derramarla al suelo o sobre si mismo. Es posible que busque un calcetín e intente ponérselo o que abra y cierre las cremalleras disfrutando del sonido que hacen o que prenda y desprenda botones de clic de su ropa. Cada día que pasa el niño aprende a jugar, divertirse y pasar el tiempo con cosas nuevas y cotidianas, todo le parece genial y fascinante.
A partir de los dieciocho meses Se produce un cambio espectacular. Todo le resulta más fácil, ya que como camina, se mueve y observa todo, es capaz de llegar a todo lo que le interesa. También verá un cambio excepcional en la manipulación de los objetos. El niño se vuelve más independiente y es la época de no perderlo de vista, porque sus opciones irán desde subirse a una mesa a querer tocar la llama de un quemador de la cocina. A partir de esta etapa el niño se vuelve más creativo y perspicaz. Sus habilidades irán creciendo desde abrir y cerrar tapas de frascos hasta girar la llave de la puerta y abrir el pomo de la misma.
A los dos años de edad El bueno incrementar las habilidades del niño y una buena forma de avanzar es aprender a buscar la ropa en los cajones del armario o de la cómoda y que aprenda a escoger la ropa interior por un lado y la ropa de calle por otro, después que escoja el calzado, si va la parque que sepa cuales son las zapatillas de deporte y si va de paseo cuales son los zapatos oportunos.
A los tres años de edad Ya poseen una madurez que asombrará a los padres. El niño se viste y desviste solo, busca sus juguetes preferidos y si lo tiene a mano hasta se sirve solo su taza de leche. A los tres años el niño puede en parte asearse solo, por ejemplo, lavarse la cara, las manos y los dientes. En el ámbito artístico, dibujar, colorear, pintar, son actividades que realizará con notable perfección, los círculos parecerán círculos y los cuadrados cuadrados, en términos generales en cuanto hablamos de niños de tres años.
A los cuatros años de edad Y tal ves ya con uno o dos años de colegio, una nueva habilidad entra en juego, manejar y manipular algunos elementos más o menos peligrosos como por ejemplo unas tijeras (aptas para niños, por supuesto) y recortar exactamente lo que hay que recortar. Prácticamente pasan a la historia todos aquellos complejos juegos de sus tres primeros años y ahora los ve como sencillos y aburridos. A esta edad los padres pueden dejarlo hacer sencillas tareas de casa, como pasar la mopa, una escobilla o recoger los platos de la mesa, como así doblar y guardar su ropa en los armarios.
A los cinco años de edad Entre los cuatro y los cinco los profesionales se empeñan mucho en que los niños mejoren sus habilidades, como dibujar con más perfección, pintar dentro del dibujo realizado, recortar con tijeras delineadamente, armar completo un rompecabezas, etc. A partir de esta edad comienza una etapa de exigencia para el niño, por el mismo y de parte de los padres que deben motivarlo siempre. Este tema tiene su importancia vital, ya que la psicomotricidad muestra el desarrollo del niño en cuanto a las habilidades, coordinación, reflejos, prehensión y todos los movimientos corporales que el niño va adquiriendo a cada mes de crecimiento. Veremos como se estimula la psicomotricidad y que es lo que los padres deben identificar como un buen desarrollo. Anotamos aquí, que no hablamos de estatura, no se trata de que niño es más alto o más bajo, o más gordo o más flaco. Hablamos de un desarrollo motriz general.

NIÑOS DIESTROS O ZURDOS Las primeras observaciones de los padres en el niño son respecto a si es diestro o zurdo. Los primeros días de nacidos el bebé tiende naturalmente a mover la cabeza más a la derecha que a la izquierda, eso quiere decir que el niño está empezando a desarrollar el lado dominante de su cerebro. Si domina el lado derecho será zurdo, y si domina el lado izquierdo será diestro. No hay que modificar el instinto diestros o zurdo del niño porque en la edad de aprendizaje puede tener problemas para de escritura y de lectura.

PROGRESOS Y FRACASOS En realidad no hay fracasos, todos son progresos en los primeros años de vida del niño. Hablamos de niños con un desarrollo normal, es decir que aquí en este apartado obviamos enfermedades graves o psíquicas, etc. Los padres deben ayudar al niño a aprender, a adquirir destreza en todos los ámbitos del desarrollo psicomotriz, ya sea caminar, correr, abrir y cerrar tarros, armar rompecabezas, (hay rompecabezas especiales adaptado a las edades desde los tres años), ponerse y sacarse la ropa, prenderse el calzado, meter objetos con agujeros en cuerdas y armar su propio juguete, etc, o hasta aprender a andar en bicicleta. El ritmo es indistinto cada niño tiene su fases de aprendizaje y no hay que dejarse llevar por que el hijo del vecino parezca más listo. Cada niño tiene su ritmo, es más, cada niño va a lo suyo, entre los dos y tres años de edad que empieza a hablar con más claridad y explicarse de forma entendible, los niños buscan y hacen aquellas cosas que les atrae la atención, como solo pintar, o escribir, o mirar revistas, armar bloques, o jugar con coches o muñecas, etc.

ESTIMULAR LAS HABILIDADES Ya hemos hablado de la importancia de estimular las habilidades, desde incentivar el juego y sus diversas formas hasta vestirse. Pero los padres deben ir más allá, deben estimular y mejorar la destreza del niño, por ejemplo, el niño puede darse cuenta como abrir la tapa de un frasco pero no puede abrirla, los padres deben enseñarle como hay que mover la tapa, hacia donde y que fuerza hacer para abrirla. Las habilidades artísticas de dibujo y colorear también son necesarias estimularlas, que aprenda a agarrar un lápiz de color, una crayola, una témpera o la masilla para armar animales u otros objetos. Hay que comprar crayolas, lápices y acuarelas adaptadas a la edad, ya que como es probable, la primera opción sea llevarlos a la boca, deben estar libres sulfitos y otros tóxicos.

LA PREHENSION Y LOS JUGUETES Los bloques son uno de los mejores juguetes que hay para que el niño desarrolle distintas funciones psicomotrices, ya que le permite experimentar los manos, con la mente, con el cuerpo... Construir grandes edificios, torres, coches, camiones, casas, etc. A partir de los dos y tres años los niños empiezan a desarrollar la imaginación y se divierten a lo grande.

INTERVENCIÓN DE LOS PADRES EN EL APRENDIZAJE Los padres son el motor principal de aprendizaje del niño. Pueden jugar con él o aprender enserio, como por ejemplo a comer y a beber sin enchastrarse mucho o quitarse y ponerse la ropa. En cuanto al juego puede ser divertido armar edificios, casas, zoológicos, granjas, etc, con los ladrillos o bloques de armar que son tan multifuncionales y muy eficaces en el desarrollo de la inteligencia y de las habilidades de la que descubrirá que puede ser capaz.

Arri